dijous, 28 d’agost de 2008

El Tren de la Vida

Hace algún tiempo atrás, leí un libro que comparaba la vida con un viaje en tren. Una lectura extremadamente interesante, cuando es bien interpretada. La vida no es más que un viaje por tren: repleto de embarques y desembarques, salpicado de accidentes, sorpresas agradables en algunos embarques, y profundas tristezas en otros. Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con algunas personas las cuales creemos que siempre estarán con nosotros en este viaje: nuestros padres. Lamentablemente la verdad es otra. Ellos se bajarán en alguna estación dejándonos huérfanos de su cariño, amistad y su compañía irreemplazable. No obstante esto no impide que se suban otras personas que serán muy especiales para nosotros. Llegan nuestros hermanos, amigos y esos amores maravillosos. De las personas que toman este tren, habrá también los que lo hagan como un simple paseo. Otros que encontrarán solamente tristeza en el viaje… Y habrá otros que, circulando por el tren, estarán siempre listos en ayudar a quien lo necesite. Muchos al bajar, dejan una añoranza permanente… Otros pasan tan desapercibidos que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon el asiento. Es curioso constatar que algunos pasajeros, quienes nos son más queridos, se acomodan en vagones distintos al nuestro. Por lo tanto, se nos obliga hacer el trayecto separados de ellos. Desde luego, no se nos impide que durante el viaje, recorramos con dificultad nuestro vagón y lleguemos a ellos. Pero lamentablemente, ya no podremos sentarnos a su lado pues habrá otra persona ocupando el asiento.

No importa; el viaje se hace de este modo: lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas, pero jamás regresos.

Entonces, hagamos este viaje de la mejor manera posible. Tratemos de relacionarnos bien con todos los pasajeros, buscando en cada uno, lo mejor de ellos. Recordemos siempre que en algún momento del trayecto, ellos podrán titubear y probablemente precisaremos entenderlos. Ya que nosotros también muchas veces titubearemos, y habrá alguien que nos comprenda. El gran misterio, al fin, es que no sabremos jamás en qué estación bajaremos, mucho menos dónde bajarán nuestros compañeros, ni siquiera el que está sentado en el asiento de al lado.

Me quedo pensando si cuando baje del tren, sentiré nostalgia. Creo que sí. Separarme de algunos amigos de los que hice en el viaje será doloroso. Dejar que mis hijos sigan solos, será muy triste. Pero me aferro a la esperanza de que, en algún momento, llegaré a la estación principal y tendré la gran emoción de verlos llegar con un equipaje que no tenían cuando embarcaron. Lo que me hará feliz, será pensar que colaboré con que el equipaje creciera y se hiciera valioso.

Amigo mío, hagamos que nuestra estadía en este tren sea tranquila, que haya valido la pena. Hagamos tanto, para que cuando llegue el momento de desembarcar, nuestro asiento vacío, deje añoranza y lindos recuerdos a los que en el viaje permanezcan.

¡A ti, que eres parte de mi tren, te deseo un Feliz viaje!

dimarts, 26 d’agost de 2008

Algunos Proverbios


  • Sólo se tiran piedras contra el árbol que da fruto. (Indio)
  • Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo. (Árabe)
  • Antes de iniciar la labor de cambiar al mundo, da tres vueltas por tu propia casa. (Chino)
  • Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines. (Indio)
  • El que teme sufrir, sufre de temor. (Chino)
  • No hay médico para el miedo. (Escocés)
  • Excava el pozo antes de que tengas sed. (Chino)
  • La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces. (Persa)
  • Aquel cuya sonrisa le embellece es bueno; aquel cuya sonrisa le desfigura es malo. (Húngaro)
  • Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación. (Árabe)
  • Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver. (Judío)
  • La luna y el amor, cuando no crecen, disminuyen. (Portugués)
  • El hombre tiene dos orejas y una boca; para que escuche el doble de lo que habla. (Chino)

Recopilado por Manel Aljama (maljama)

dilluns, 25 d’agost de 2008

Las apariencias engañan

Un muchacho estaba a punto de graduarse, hacía muchos meses que admiraba un hermoso coche deportivo. Sabiendo que su padre podría comprárselo, le dijo que ese coche era todo lo que quería. Así como se acercaba el dia de graduación, el joven esperaba ver alguna señal de que su padre hubiese comprado el coche. Finalmente en la mañana del día de la graduación, su padre lo llamó a que fuera a su despacho. Le dijo lo orgulloso que se sentía por tener un hijo tan bueno y lo mucho que lo amaba. El padre tenia en sus manos una hermosa caja de regalo, curioso y de algún modo decepcionado, el joven abrió la caja y lo que encontró fue una hermosa Biblia con cubierta de piel, con su nombre escrito en letras de oro. Enojado le gritó a su padre diciendo:
—Con todo el dinero que tienes, y ¿lo único que me das es esta Biblia? —y salió de la casa.
Pasaron muchos años y el joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Supo que su padre que ya era anciano estaba muy enfermo , pensó en visitarlo. No lo había vuelto a ver desde el día de su graduación. Antes que pudiera partir para verlo, recibió un telegrama, decía que su padre había muerto. Cuando llegó a la casa de su padre, una tristeza y arrepentimiento llenó su corazón de pronto. Encontró la Biblia que en aquella ocasión su padre le había dado. Su padre había subrayado un verso Mateo 7.11 (“pedid y se os dará, buscad y hallaréis...”). Mientras leía esas palabras , unas llaves de coche cayeron de la Biblia. Tenia una tarjeta de la tienda de autos donde había visto ese coche deportivo que había deseado tanto. En la tarjeta estaba la fecha del día de su Graduación y las palabras : PAGADO

Moraleja: Nunca debemos dejarnos llevar por el orgullo ni por las apariencias.

dijous, 21 d’agost de 2008

¿Sabías?

No creas todo lo que te digo, hasta que lo pruebes por tí mismo, si sabes de alguien que esté en necesidad de algo de lo que se menciona aquí y sabes que puedes ayudarlo, quizá la lectura le sea de utilidad.

  • ¿Sabías que aquellos que parecen ser fuertes de corazón, son realmente débiles y mas susceptibles?
  • ¿Sabías que aquellos que ocupan su tiempo en proteger a los demás, son quienes realmente necesitan de alguien que los proteja?
  • ¿Sabías que las tres cosas más difícles de decir son: Te amo, Perdóname, Ayúdame?
  • ¿Sabías que aquellos que visten de rojo, son mas seguros de sí mismos?
  • ¿Sabías que aquellos que se visten de amarillo, son los que disfrutan de su belleza?
  • ¿Sabías que aquellos que se visten de negro, son los que quieren pasar desapercibidos y necesitan tu ayuda y comprensión?
  • ¿Sabías que cuando tú ayudas a alguien, la ayuda es devuelta en dos formas?
  • ¿Sabías que es más fácil decir qué sientes por escrito que decírselo a alguien en su cara?. ¿Sabías que tiene más valor cuando lo hablas de frente, en la cara?
  • ¿Sabías que si pides algo con fe, tus deseos son otorgados?
  • ¿Sabías que puedes hacer tus sueños realidad, como enamorarte, hacerte rico, permanecer saludable, si lo pides con fe, y si realmente lo sabías, deberías estar sorprendido por lo que pudiste lograr?
Pues ahora lo sabes, aunque algunos conceptos sean tópicos.

divendres, 15 d’agost de 2008

Valorando La Vida



El dueño de un pequeño negocio , amigo del gran poeta Olavo Bilac , cierto día lo encontró en la calle y le dijo:
—Sr. Bilac, estoy necesitando vender mi casa, que usted tan bien conoce. ¿Me podría redactar el aviso para el diario?
Olavo Bilac tomó lápiz, papel y escribió:
"Se vende encantadora propiedad , donde cantan los pájaros al amanecer en las extensas arboledas .
Rodeado por las cristalinas aguas de un lindo riachuelo. La casa, bañada por el sol naciente, ofrece la sombra tranquila de las tardes en el balcón."
Algunos meses después, el poeta se encontró con el comerciante y le preguntó si ya había vendido la casa.
—No pensé más en eso —dijo el hombre—, después que leí el aviso ¡me dí cuenta de la maravilla que tenía!




A veces no nos damos cuenta de las cosas buenas que tenemos y vamos tras falsos tesoros.
Debemos valorar lo que tenemos y hemos recibido gratuitamente.
Entre estos regalos están la vida, la salud, el amor, la familia, los amigos, la sonrisa de los hijos, la sabiduría que poseemos, la paz, y tantos otros...

Son tesoros invaluables

dimarts, 12 d’agost de 2008

La Felicidad nunca se va

-->
Por eso no tiene contrapuesto, porque nunca se puede perder. Puede estar oscurecida, pero nunca se va porque tú eres felicidad. La felicidad es tu esencia, tu estado natural y, por ello, cuando algo se interpone, la oscurece, y sufres por miedo a perderla. Te sientes mal, porque ansías aquello que eres. Es el apego a las cosas que crees que te proporcionan felicidad lo que te hace sufrir. No hay que apegarse a ninguna cosa, a ninguna persona, ni aún a tu madre, porque el apego es miedo, y el miedo es un impedimento para amar. El responsable de tus enfados eres tú, pues aunque el otro haya provocado el conflicto, el apego y no el conflicto, es lo que te hace sufrir. Es el miedo a la imagen que el otro haya podido hacer de ti, el miedo a perder su amor, miedo a tener que reconocer que es una imagen lo que dices amar, y miedo a que la imagen de ti, la que tú sueñas que el otro tenga de ti, se rompa. Y el miedo no es algo innato sino aprendido.
El miedo es provocado por lo que no existe. Tienes miedo porque te sientes amenazado por algo que ha registrado la memoria. Todo hecho que has vivido con angustia, por unas ideas que te metieron, queda registrado dentro de ti y sale como alarma en cada situación que te lo recuerda. No es la nueva situación la que te llena de inseguridad, sino el recuerdo de otras situaciones, que te contaron o que has vivido anteriormente con una angustia que no has sabido resolver. Si despiertas a esto, y puedes observarlo claramente, recordando su origen el miedo no se volverá a producir, porque habrás eliminado el recuerdo.
Este texto también aparece como "El Miedo Se aprende"

Anthony de Mello.
Fue un sacerdote, profesor universitario, y antes que nada, un humanista que quiso compaginar su espiritualidad judeo-cristiana con el budismo. Nació en la India en 1931 y murió de un ataque al corazón en Nueva York en 1987. Fue seguidor de los movimientos de renovación de la iglesia y con posterioridad a su muerte un tal Ratzinguer (entre otros oficios, inquisidor), calificó sus escritos como “incompatibles” con la fe catáolica...

dissabte, 9 d’agost de 2008

Crisis, what crisis?


Estos son mis consejos para poder pasar por la crisis sin sufrir demasiado.

  1. Tened una lista de los platos (comida y cena) para cada día de la semana y para 3 semanas vista. Los fines de semana se pueden cometer pequeñas licencias :)
  2. Comprad lo estrictamente necesario para esa dieta que además debe ser sana y variada.
  3. Fuera la fidelidad. Comprad donde los precios tengan mejor relación calidad / precio. Esto no siempre se va a mantener ni siquiera dos meses seguidos. Así que se va de tienda en tienda. No os dejeis llevar por ofertas de productos que no consumís habitualmente o que ni siquiera necesitáis. Por ejemplo la oferta 3x2 de mejillones en escabeche no me vale si no me gustan los mejillones en escabeche o puedo pasar de ellos. Sin duda el comercio me repercutirá la diferencia en otros productos que sí son de consumo habitual.
  4. No compréis de forma habitual alimentos preparados o pre-cocinados. No son sanos y son caros. Usad la imaginación. Podéis cocinar un martes los platos del jueves. ¡Veréis lo que se ahorra!
  5. Comprad en un hard discount (Dia%, Lidl, Schlecker...) y así puedéis reducir el importe de la cesta de la compra hasta en un 40%.
  6. Las marcas blancas no son tan malas y cuestan hasta un 20% o 30% menos.
  7. Limitad las comidas de menú en los clásicos bares restaurante de menú que muchas veces os sirven sopa de sobre, calamares romana y patatas fritas congeladas. Usa la fiambrera. Ahora la firma Valira fabrica una en bandolera con contenedores para todo.
  8. Usad el transporte público siempre que podáis. Además de contaminar menos podéis leer y se benefician vuestras neuronas.
  9. Un coche es un gasto: seguro, gasolina, reparaciones. Si no hay más remedio mirad de organizar una manera de que viajen 2 o más pasajeros y pagando a medias el combustible. Es la crisis. En muchas ciudades europeas se cobra peaje por los autos con un único pasajero.
  10. Disfrutad de lo gratis que se te ofrece en los estados occidentales: museos, bibliotecas, parques, teatro y conciertos al aire libre, actividades del domingo por la mañana ¡son gratis!, son cultura y están al alcance de la mano.
  11. ¿Por qué pagas un gimnasio que sólo usas unos minutos? Usa un parque y los circuitos de jogging. A la larga va a ser más sano pues es en abierto.
  12. No tengas tantas cuentas bancarias. Junta tus cuentas en un par de entidades como mucho. Reduce el uso de tarjetas. Usa metálico y siempre con lista de máximo disponible. Coge el dinero que te cobrarían en intereses de mantenimiento y demás y guárdalos en una hucha. Luego te digo para qué.
  13. Planifica los gastos fijos como agua, luz y gas . Sabes que van a venir cada 2 meses y no siempre coinciden con las ofertas de la agencia de viajes.
  14. No domicilies recibos: El día 1 te han limpiado la nómina. Para pagar el gas, la luz, etc. tienes hasta 15 días. ¿Por qué dejas que te carguen el día 1?
  15. Regatea si has de comprar una vivienda vieja. Atrévete. No estás solo (http://www.viviendadigna.org/ ). Una vivienda vieja es igual o peor que un coche viejo (cañerías, grifos, acometida de luz, pintura, carcoma).
  16. Regatea aún más si la vivienda es nueva. Exige todas las comodidades actuales y futuras. Faltaría más. Quéjate cuanto puedas en cuanto salga una grieta.
  17. No compres un automóvil usado de más de 4 años. Es una soberana tontería: normas de emisiones, desgaste, mecánica, rendimiento... Si es tu capricho, adelante, pero yo no lo haría.
  18. Si necesitas un coche para una ocasión especial utiliza el car-sharing
  19. En España nunca llueve en exceso (excepto en Galicia), así que usa las bicicletas públicas (com bicing). Además que haces deporte ahorras dinero.
  20. Libros de texto para la escuela o instituto: usa las asociaciones de padres y madres (AMPA), cooperativas de compra (http://www.abacus.es/ )
  21. Canguros y demás: utilizar el sharing o compartir gastos. Es una forma de hacer amigos y reducir el coste.
  22. Reduce el consumo de tabaco y el de café de máquina en tu centro de trabajo. Destina ese dinero a un hucha (la que ya usas con lo que te ahorras en bancos) y verás qué sorpresa: te permitirá ir de tapas a un bar o un restaurante en muy poco tiempo. Si eres muy cafetero, llévatelo de casa en termo. Es hasta más bueno. ¡No todo va a ser vida monástica!
  23. Y en el trabajo te amenazan, te hacen mobbing. Pues hazte militante de un sindicato. Se puso de moda que no servían para nada. Seguramente has criticado a la asociación de padres del colegio de tu hijo mil veces. ¿A cuántas reuniones has ido? La unión hace la fuerza. No te quedes viendo un partido de Champion mientras te vacían la cuenta bancaria. Muévete. De hecho tendrás tarjetas de descuento para dentistas, viajes, etc etc.


© Manel Aljama (maljama)

dimecres, 6 d’agost de 2008

¿Es coherente el ritmo de vida que llevamos?

El ritmo de vida que llevamos en la mayoría de países capitalistas es incoherente e insostenible. Vivimos con excesivos caprichos y comodidades; tantos, que apenas los valoramos. Para mantener este ritmo frenético trabajamos los dos miembros de la pareja a cambio de convivir poco o casi nada juntos. La mujer se ha emancipado, pero el hombre sigue sin entrar en el ámbito familiar, lo que comporta que la mayoría de faenas y responsabilidades domésticas recaigan en ella. Como consecuencia, muy pronto surgen los conflictos de pareja y, para solucionarlos, contratamos a alguien que haga las tareas de casa.
Los dos miembros de la pareja tienen coche y todos los gastos que ello conlleva: gasolina, taller, seguros-. También todos tenemos móvil, comemos o desayunamos en el bar y vamos al restaurante o al centro comercial los fines de semana. Por si fuera poco no nos queremos, no nos gustamos y las operaciones de estética aumentan año tras año y a edades cada vez menores. Todos estos gastos sumados superan el sueldo de uno de los miembros de la pareja, pero claro, hay que subirse al carro de la vida moderna y vivir como los demás. Si, por otro lado, tenemos un trabajo que nos llena, que nos aporta algo de crecimiento personal, que nos sirve para ampliar las relaciones sociales, perfecto. Pero si no estamos a gusto, ¿qué hacemos?
A menudo olvidamos que la felicidad se mide por la cantidad de tiempo libre que tenemos y por los afectos que cultivamos, y no por tener cosas que no necesitamos y que esta sociedad capitalista nos obliga a tener, a desear y a necesitar. Deberíamos pisar el freno.

Cristina Romeu (Sant Joan Despí)
Enviado a EL PERIDICO de CATALUNYA y publicado el día 16 de julio de 2008

diumenge, 3 d’agost de 2008

¿Dónde habré oído o leído eso?


  • No lamentes de tu mala suerte.
  • No creas nada que no puedas comprobar. No creas milagros o dioses del más allá. Todo el universo está en tí.
  • Evita criticar en exceso. Evita ser académico en exceso o, simplemente repetidor de academicismos que no escribiste.
  • Evita el odio o que los sentimientos viscerales dominen y ofusquen tu mente.
  • No discutas sin sentido. La mejor manera de vencer en una discusión es evitarla. Haz que los demás acepten las ideas sin imponerlas.
  • Escucha y deja hablar, pero sácate de encima a los pesados que no manifiestan voluntad de cambio y hablan todo el rato de sus problemas.
  • Sé sabio e inteligente pero no lo pregones ni te vanaglories.
  • Sé sabio y comparte pero no repartas por que sí o sin sentido tus conocimientos.
  • Simplemente cambia y ayuda a cambiar.