dilluns, 27 d’abril de 2009

Laura Kait: Nadie lo es todo para otro

Es una psicoanalista especializada en parejas que fue entrevistada en el Periódico de Catalunya el pasado 18 de marzo, y que pensaba resumir para el blog pero al ver que era muy corta y que las sus palabras eran muy importantes, transcribo tal cual fue publicada.

¿Cuándo pide ayuda una pareja? Vienen cuando uno de los dos empieza a sospechar que el otro quiere separarse. O por una cuestión de infidelidad, que, entendida en un sentido amplio, significa que uno de los dos ha roto el pacto implícito que los mantenía juntos. También piden ayuda cuando la mujer, pasados los 40 años, decide estudiar, hace una carrera universitaria, adquiere una profesión y se transforma en una persona que el marido no reconoce.

¿A qué pacto se refiere? A todo eso que una pareja va hablando y construyendo: qué vida quieren juntos, qué planes tienen, cómo afrontarán los hijos, si hay. Todo eso. No hay pacto escrito, es como un acuerdo tácito que se traza a lo largo de los años. Si uno de los dos lo rompe, lo sufren ambos, porque el que provoca la crisis sabe que se juega algo importante. En esa fase dicen frases características: "Este/a no es la pareja con quien me casé", o "estás muy cambiado/a", o "es que te importan más otras cosas que yo".

¿Por qué se rompe? El motivo puede ser económico, profesional o por un cambio en el interés sexual, donde a veces subyace la dificultad de asumir que se envejece. Que la mujer acepte un trabajo en Bruselas, por ejemplo, puede dar problemas. Si es el hombre el que trabaja en Madrid y viene los fines de semana no pasa nada, pero, a la inversa resulta un espanto que pone patas arriba la vida matrimonial.

¿Quién propone hacer terapia? En general, el que quiere separarse. A la inversa es muy dificil. Quien intenta romper utiliza la extorsión sentimental: "Este es el último intento, y si no vienes me separo de ti". El otro accede. Si quien lo propone no quiere separarse, lo habitual es que le respondan: "Haz tú la terapia".

¿Cuál es el desenlace? Cuando uno de los dos ha decidido separarse, el final es la separación, salvo excepciones. Si no lo hacen en el primer intento, lo harán en el siguiente. Si hay deseo de separación es que algo fundamental de aquel pacto se ha roto.

¿Suele haber terceras personas? Yo lo plantearía al revés: raramente aparece una tercera persona que sea la causa de la separación. Esa persona surge cuando uno está con el deseo y la mirada atentos para captar la seducción. Salvo esas parejas que son infieles desde el primer día porque eso es parte del pacto.

¿Acuerdos de infidelidad? Sí. Esto, en algunos sectores no ha variado. Es decimonónico, pero tiene nuevas versiones, más ventajosas: ahora no hay que ponerle un apartamento a la amante, porque, normalmente, es una profesional autónoma que tiene su coche, su casa y sus hijos. Y puede estar también casada.

¿Qué sentido tiene hoy en día tener un amante y seguir casado? Hay un texto de Freud que explica por qué algunos hombres necesitan separar el sexo del amor. Dice que el amor tiene que ver con el vínculo de la madre, y con la madre no se practica sexo. Entonces, en casa está la persona que se ama y fuera la destinada al sexo. Esto también le pasa a las mujeres. Ser hombre o mujer no depende del sexo biológico, sino de la posición que se adopta en la vida.

¿Separarse es ahora más fácil? Ahora las parejas se pueden separar con más libertad, tienen más recursos, aunque en los periódicos vemos cada día a un montón de mujeres agredidas o muertas por hombres que no toleran la separación.

Sí. ¿Y por qué?
La vida en pareja debería apoyarse en una renuncia. Es un concepto psicoanalítico: él renuncia a que no lo tiene todo para ella, y ella renuncia a que ella no lo es todo para él, ni él todo para ella. Pero, curiosamente, las frases de amor están llenas de lo contrario: "Tú lo eres todo para mí" o "tú tienes todo lo que yo necesito".

Son metáforas. Si eso se toma como metáfora, fantástico. Pero si se lo creen de verdad, porque la Iglesia dice que estarán juntos hasta que la muerte los separe, significa que los hombres que matan a esas mujeres están actuando como completos cristianos: ¿hasta la muerte?, pues van y la matan. Parece que nadie se da cuenta de la locura de esas frases, que son peligrosísimas si alguien se las cree. Inconscientemente, por supuesto. Nadie lo es todo para otro.

¿Qué es la pareja? Esto es muy importante. El psicoanalista francés Jacques Lacan dijo: "Amar es dar lo que no se tiene a cambio de lo que no se es". Y creó un neologismo para explicar el concepto de enamoramiento: lo llamó odioamoramiento. El odio no es más que la otra cara del amor, y lleva incorporado el "miento". Así se arma el amor: con odios, amores y mentiras. Malentendidos que se van tejiendo, no mentiras conscientes.

¿Qué tienen las que funcionan? Un requisito es el amor. Va cambiando, pero es fundamental. Otro, ser divertidos. Divertirse juntos.

Publicado en El Periódico de Catalunya 28/3/2009
(el enlace podría cambiar).

dilluns, 13 d’abril de 2009

El Gusano y el Escarabajo

Un gusano y un escarabajo eran amigos y se pasaban charlando largas horas. El escarabajo era consciente de que su amigo el gusano era muy limitado en movilidad, tenía visión muy restringida y era muy tranquilo y pasivo comparado con los escarabajos. El gusano, por su parte, era muy consciente de que su amigo el escarabajo venía de otro ambiente, y de que, en comparación con los gusanos de su especie, comía cosas desagradables, era muy acelerado, tenía una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez.

Un día, la compañera de vida del escarabajo le cuestionó a éste su amistad con el gusano preguntándole cómo era posible que caminara tanto para ir al encuentro de un ser tan inferior, un ser tan limitado en sus movimientos y por qué seguía siendo amigo de alguien que ni siquiera le devolvía los saludos efusivos que el escarabajo le hacía desde lejos. Pero el escarabajo era consciente de que, debido a lo limitado de su visión, el gusano muchas veces ni siquiera veía que alguien lo saludaba y, si acaso llegaba a notarlo, no distinguía si era o no el escarabajo, y por ello no contestaba el saludo. Sin embargo, el escarabajo calló para no discutir con su compañera.

Fue tanta la insistencia de la escarabaja y tantos sus argumentos cuestionando la amistad que su compañero mantenía con el gusano que el escarabajo decidió poner a prueba esa amistad alejándose el gusano para esperar a que éste lo buscara.

Pasó el tiempo, y un día llegó la noticia de que el gusano estaba muriendo, pues su organismo se había resentido por los esfuerzos que cada día hacía para ir a ver a su amigo el escarabajo y, no lo conseguía durante toda una jornada diurna, el gusano tenía que devolverse sobre sus pasos para pasar la noche en el refugio de su propia casa. Al saber esto, el escarabajo, sin preguntar a su compañera, decidió ir a ver al gusano. En el camino se cruzó con varios insectos que le contaron de las diarias e infructuosas peripecias del gusano para ir a ver a su amigo el escarabajo y averiguar qué le había pasado. Le contaron de cómo se exponía día a día para ir a buscarlo, pasando cerca del nido de los pájaros. De cómo sobrevivió al ataque de las hormigas y así sucesivamente.

Llegó el escarabajo hasta el árbol donde yacía el gusano esperando ya el momento final. Y al verlo a su lado, el gusano, apenas con un hilo de vida, le dijo al escarabajo cuánto le alegraba ver que se encontrara bien. Sonrió por última vez y se despidió de su amigo sabiendo que nada malo le había pasado a éste. El escarabajo sintió vergüenza por haber permitido que las opiniones de otros minaran su amistad con el gusano y sintió dolor por haber perdido las muchas horas de regocijo que las pláticas con su amigo le proporcionaban y, sobre todo, por haberle puesto en una situación que le causó la muerte.

Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que él era, era su amigo, a quien respetaba y quería porque, a pesar de pertenecer a otra especie, le había ofrecido su amistad. Y así aprendió varias lecciones ese día:

  • La amistad está en ti y no en los demás. Si la cultivas en tu propio ser, encontrarás el gozo del amigo.
  • El tiempo no condiciona las amistades. Tampoco lo hacen las razas ni las limitantes propias o las ajenas
  • El tiempo y la distancia no son los factores que destruyen una amistad. La destruyen las dudas y nuestros temores.
  • Cuando pierdes un amigo, una parte de ti se va con él. Las frases, los gestos, los temores, las alegrías, las ilusiones, todo lo que ambos compartieron en el tiempo, se va con él.
El escarabajo murió poco después. Nunca se le escuchó quejarse de quien mal lo aconsejó, pues fue decisión suya el prestar oídos a las críticas sobre su amigo.

Si tienes un amigo no pongas en tela de juicio lo que él es, pues sembrando dudas cosecharás mores. No te fijes demasiado en cómo habla, cuánto tiene, qué come o qué hace, pues con ello estarás echando en saco roto tu confianza. Reconoce la riqueza de quien es diferente a ti y, aun así, está dispuesto a compartir contigo sus ideales y temores. La esencia del gusano y el escarabajo se volvieron una sola en el plano más allá de esta vida.

No sé si eres el gusano y yo el escarabajo, o al revés, pero seguro que somos distintos y que nos movemos en planos diferentes. Yo, aunque sea gusano, te seguiré buscando día a día; pero si fuera escarabajo, no prestaré oído a las críticas, vengan de donde vengan.

Si fuera gusano, ignoraré lo grotesco que me puedas parecer.

Si fuera escarabajo, haré uso de mis habilidades para servirte.

Dijo la madre Teresa: "Voy a pasar por esta vida una sola vez. Cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacer a algún humano, debo hacerla ahora, porque no pasaré de nuevo por aquí".

Autor Desconocido. Arreglado y corregido por Manel Aljama (abril 2009)

divendres, 3 d’abril de 2009

Gesto de amor

Este spot está hecho por AFANOC, asociación que trabaja de manera muy intensa y efectiva en Oncología y Hematología infantil, del Hospital del Valle de Hebrón, de Barcelona, y en el Hospital de San Juan de Diós, también de Barcelona.



Esta es la dirección por si no se visualiza http://www.youtube.com/watch?v=YtuIMGJzQ0c
Recibido por email a través de Núria Casajuana y Rosa María Cabau.