diumenge, 3 d’abril de 2011

La cara


No eres responsable de la cara que tienes sino de la cara que pones...
(proverbio)

Viene al caso la historia de dos perritos que entraron en una casa de espejos. El primero al verse reflejado y no sabiendo de qué se trataba, movió la cola y se mostró contento. Pensó volver al sitio pues había visto amabilidad. En cambio el otro, desconfió de tantos perros como había y empezó a ladrar y patalerar: "no volveré" se dijo, me han tratado mal...

© recompilado por Manel Aljama (abril 2011)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada