dimecres, 31 d’agost de 2011

La vida es corta


La vida es corta, rompe tus reglas personales, perdona rápido, besa lento, sin prisa y con suavidad, ama de verdad, no dejes de sonreír, no prometas imposibles, ten compasión del desvalido, busca el murmullo de los bosques, contempla los atardeceres, huye del bullicio insustancial, cierra tus oídos a lo intrascendente, abraza a tu madre y acaricia los hombros de tu padre, pues aunque no lo creas, ellos te necesitan, vuela en tus sueños pero ten los pies firmes en la tierra, compra lo necesario pero en ocasiones date gustos, viaja, no importa la distancia, abrígate bien pero desnuda tus pies en la playa, date tiempo para tus hijos, canta de vez en cuando aquella vieja melodía, refúgiate en lo divino porque da fortaleza, enamórate sin reproches, se paladín de libertades, lee buenos libros, y se protagonista al practicar deportes, al final no importa el triunfo, se bueno con los animales, ellos también tienen su lugar en el planeta, come mesurado, degusta tus bebidas sin gritos ni presunciones, no creas todo lo que ves, acércate a los buenos, enseña afable sin importar la edad del semejante, asómbrate de vez en cuando, se valiente en la enfermedad y cuando se llegue el momento de partir, recuerda que tu velero fue único, que los vientos bonancibles o contrarios solo fueron efímeros y circunstanciales y entonces cuando las sombras de la noche eterna cubra tus pupilas, invariablemente sólo te quedará exclamar:  ¡Qué corta es la vida, pero cumplí con ella! ¡Con mis mejores deseos! ¡Cuánto azul!

Autor del texto: J Arenívar P.
Editado por Manel Aljama (agoto 2011)
© fotografia Manel Aljama (poblado Ibérico Ullastret, agosto 2011)

1 comentari:

  1. He aprendido que si me hacen caer siete veces, me levanto ocho. Y he sido espejo. Los vanidosos que ponen su foto hasta en el váter, me han llamado vanidoso, los ignorantes (que no quieren saber), me han llamado ignorante y los que van por ahí diciendo a la gente lo que tiene que estudiar o no estudiar, me dicen que soy así. Son los que miran el dedo y no el camino que señala el dedo.

    ResponElimina