dilluns, 23 de febrer de 2015

La Piedra


La Piedra.
El distraído, tropezó en ella.
El violento, la usó como proyectil.
El emprendedor, la usó para construir.
El campesino, cansado, la usó como asiento.
El niño, la usó como juguete...
David, la usó para matar a Goliat.
Y Miguel Ángel, sacó de ella una bella escultura.
En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra sino en el
hombre.
No existe "piedra" en tu camino que, no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.
Fuente: Luces en la oscuridad

Te puede interesar: http://lapaudeviure.blogspot.com.es/2012/12/tropezar-no-es-malo.html

3 comentaris:

  1. Hola Manel.
    Bonito verso sobre la piedra. Ha base de tropezar en ella, vamos aprendiendo.
    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Asi es, trompezar no es malo. Malo es encariñarse de la piedra ;-)

      Elimina
  2. Sí, eso es lo peor. Sí me encariño con la piedra me estaría estrellando yo misma, no se cuantas... -_-

    ResponElimina