dijous, 3 de setembre de 2009

Poder de la mente

Me llegó en forma de presentación de diapositivas con el mismo título. He entresacado el texto que es un poco duro.

Un científico de Phoenix (Arizona, EEUU) quería probar una teoría. Necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias. Lo consiguió en una penitenciaría. Era un condenado a muerte que sería ejecutado en la penitenciaria de St. Louis, en el estado de Missouri, donde existe la pena de muerte ejecutada en la silla eléctrica.

Propuso lo siguiente: El participaría en un experimento científico, en el cual sería hecho un pequeño corte en el pulso, lo suficiente para gotear su sangre. Él tenía la probabilidad de sobrevivir, en caso contrario, fallecería con una muerte sin sufrimiento ni dolor. El condenado aceptó, pues era preferible eso a morir en la silla eléctrica, además tenía una oportunidad de sobrevivir.

El condenado fue colocado en una cama alta, de hospital, y amarraron su cuerpo para que no pudiera moverse. Hicieron un pequeño corte en su pulso. Abajo de su pulso, fue colocada una pequeña vasija de aluminio. Se le dijo que oiría su sangre gotear en la vasija. El corte fue superficial y no alcanzó ninguna arteria o vena, pero fue lo suficiente para que él sintiera que su pulso fue cortado.

Sin que él supiera, debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña válvula. Al cortar el pulso, fue abierta la válvula del frasco para que él creyese que era su sangre la que caía en la vasija. Cada 10 minutos el Científico, sin que el condenado lo viera, cerraba un poco la válvula y el goteo disminuía.

Mientras tanto el condenado creía que era su sangre la que estaba disminuyendo.
Con el pasar del tiempo fue perdiendo color, quedando cada vez más pálido. Cuando el científico cerró por completo la válvula, el condenado tuvo un paro cardíaco y murió, sin ni siquiera haber perdido una gota de sangre.

El científico consiguió probar que la mente humana cumple, al pie de la letra todo lo que le es enviado, y aceptado por el individuo, sea positivo o negativo, y que tal acción envuelve a todo el organismo, sea en la parte orgánica o psíquica.Esta historia es una alerta para que filtremos lo que nos envía nuestra mente, pues ella no distingue lo real de lo fantástico, lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que le es enviado.

No sé si es del todo cierto o no. Pero en todo caso esta historia sirve de ejemplo y nos hace reflexionar sobre el poder de sugestión. Y si no, miren los placebos, los fakires o los que caminan sobre las brasas.

Antes de marchas y como coletilla, unas máximas que en este artículo atribuyen a Sigmund Freud y de las cuales yo doy fe personalmente:
  • "Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar"
  • "Quien piensa en ganar, lleva ya un paso adelante"
  • "He sido una persona afortunada, nada en la vida me ha sido fácil"

Recopilado y adaptado por Manel Aljama (septiembre de 2009)

4 comentaris:

  1. Sea verdad o mentira, para mi es incuestionable que la mente puede esto y mucho más...

    ResponElimina
  2. TODO está en la mente... el día que nos lo creamos del todo y vivamos en consecuencia, este planeta será un lugar mucho más habitable. Estamos en el camino.

    Gracias, Manel.

    ResponElimina
  3. Es totalmente falsa la información de este post.
    ¡Qué disparate! Solo basta copiar en Google algunas palabras claves como:

    Sigmund Freud experimento poder mente teoría sugestión voluntario penitenciaría condenado muerte ejecutado Missouri silla eléctrica científico sangre vasija aluminio paro cardíaco murió

    para detectar que en la web casi NO EXISTE este episodio que acá se describe (sin citar fuentes) y que obviamente es FALSO.
    Sólo unos pocos irresponsables más han posteado algo en Taringa y foros tan truchos como éste blog.

    ResponElimina
  4. Jorge:
    1- No sé quién eres y qué méritos tienes, para con tantas faltas de ortografía, aseverar que este blog es falso. Yo soy el creador de este blog y cuelgo aquello que creo interesante.
    2- Cierto o no, no engaño a nadie, ni me escondo como tú. En muchos de los artículo señalo que dudo de la autoría del mismo pero eso no le quita valor. Acaso, ¿el Antiguo Testamento vale menos si se descubre que Moisés no existió?
    3- Antes de disparar te recomiendo que leas bien y con atención. Verás que de casi todo, cito el origen.
    4- Nadie te obligó a visitarme.

    ResponElimina