dimarts, 31 de maig de 2011

Licenciado en ética (en paro o jubilado)

Avui us deixo una cita literària plena d'ironia de l'escriptor anglès Tom Sharpe:
Hoy os dejo una cita literaria llena de ironia del escritor inglés Tom Sharpe:

"Lockhart el va deixar atentent un llicenciat en ètica a l'atur. Exigia de feia temps que el tractessin com un jubilat, però, al mateix temps, refusava totes les ofertes de treball que no fossin adients a les seves qualificacions."

"Lochart le dejó atendiendo un licenciado en ética desempleado. Exigia desde hacía tiempo que no lo tratasen como jubilado y, al mismo tiempo, rechazaba todas las oferas que no fuesen adecuadas a sus calificaciones."

"El bastard"/El bastardo (1978), de Tom Sharpe

diumenge, 29 de maig de 2011

Pecado capital: La codicia

Este video explica de manera amena y no sin ironía el fenónmeno de "burbuja inmobiliaria" del que muchos se han beneficiado y que ha perjudicado a muchísimos más. Connivencia de políticos, empresarios y banqueros, el único perdedor el ciudadano. Tardaremos muchos años en salir de esto pero no se olvidará.  La palabra que creo que lo resume es codicia.




Publicado por Manel Aljama (mayo 2011)

dissabte, 28 de maig de 2011

Los roñosos de Plaça Catalunya de Barcelona

En este blog de paz y buenos deseos, rompo hoy la línea para manifestar mi indignación:

El diccionario de la RAE dice del término "roñoso" que tiene o pacede roña, sucio o asqueroso. Con este pretexto, fuerzas de "orden público" desalojaron el pasado viernes 27 a los indignados por la situación actual a nivel político y económico. Estudiantes, jubilados, amas de casa, gente que lo ha perdido todo o que no tiene futuro. Entre todo lo que pedían estaba una nueva ley electoral y una nueva ley hipotecaria. La constitución reconoce el derecho a la reunión pacífica y sin aramas. En la foto superior se puede ver a los roñosos amenzando a los indefensos policías.

Aquí más ejemplo de lo malos que son los ocupadores de la plaza Catalunya, intentan agredir con flores feas y sucias al policía: 


Y en esta otra, un violento muchacho intenta agredir con su silla de ruedas a un servidor del "orden público":

Las fotos las he sacado del blog de la poeta de Castellón, Amelia Díaz, y del que os recomiendo la visita: http://azulmareterno.blogspot.com/2011/05/barcelon-27-de-mayo-de-2011.html

Todo esto me trae a la memoria una canción de Lluís Llach "No és això" (no es eso). No era esto la democracia que quríamos. Mi antigua maestra de primaria que ahora jubilada a los sesenta se pregunta si tanta lucha era para esto, para que a la gente de a pie la traten como a delincuentes.

Por fortuna, los ocupantes han vuelto a la plaza y ahora son más.  Cada vez seremos más, porque cada vez habrá más gente que lo ha perdido todo y no tiene nada que perder.

Manel Aljama gracias a la poeta Amelia Díaz. Visitad por favor su blog, merce muchísmo la pena: http://azulmareterno.blogspot.com/

diumenge, 22 de maig de 2011

La Vasija



El día que Vasudeva, el primogénito del poderoso comerciante Kawasami, comunicó a su padre que quería ser un sramana para vivir de la caridad y encontrar el camino, causó una gran decepción en el seno de su enriquecida familia. Discutieron. Su padre consideraba aquello como una deshonra a su casta y posición. Pero nada ni nadie pudo impedir que se marchase en pos de la verdad. Se llevó de acompañante a Govinda, su fiel e inseparable amigo desde la infancia. Cada uno trajo consigo un pequeño atillo con los escasos enseres que un caminante podía llevar. Govinda se extrañó de que su amigo tuviese por equipaje una pequeña pero alargada vasija, quizá del tamaño de una botella como las que habían visto en las tabernas de los ingleses en Dehli. Pero no se atrevió a preguntarle por temor de que su amigo y a quien consideraba hermano mayor, se pudiese enojar.
Cuando ya habían transcurrido cerca de dos semanas desde su marcha, empezaron a atravesar una zona muy árida donde no había ríos ni arroyos y, apenas se podía localizar alguna fuente. Así los escasos manantiales registraban largas colas de sedientos, que una vez satisfecha su necesidad, se volvían a enganchar, como si temiesen que aquel hontanar fuese el último de la Tierra.
—Hermano —dijo Govinda—, ¿No nos vamos a detener para beber agua? Aunque puedo aguantar como sabes sin mucho alimento, no sucede lo mismo cuando se trata de tener sed.
—También la sed debe ser dominada, hermano. En el camino saciaremos nuestras necesidades —respondió Vasudeva.
Así prosiguieron su recorrido en precario y con gran dificultad. Llevaban ya sucedidas tres jornadas desde que pasaron junto a la última fuente. Hicieron un alto en su deambular para reponer con la respiración el alimento que no tenían.
Ya, recuperados, Govinda se decidió:
—Vasudeva, amigo, hermano, guía, ¿puedo humildemente hacer una pregunta sin que te incomodes?
—Por supuesto —respondió sin sorpresa Vasudeva.
—¿Por qué transportas contigo esa vasija vacía, si por aquí no hay ni ríos ni lagos y tampoco hay veneros donde llenarla?
—Govinda, amigo mío, nunca se sabe —respondía.
Reemprendieron la marcha y al poco, las nubes cubrieron todo el cielo. Empezó a soplar un viento más frío pero agradable en aquellos lugares. No pasó mucho más tiempo hasta que las primeras gotas de una fina lluvia empezaron a mojar el suelo. La precipitación empezó a ganar intensidad. En ese momento, Vasudeva extendió la vasija y la mantuvo sujeta hasta que se llenó. La ofreció a Govinda que sin preguntar se bebió todo el contenido. La mirada de Vasudeva evitó que éste pidiese disculpas. Ambos sabían que estaban muy sedientos. Repitieron varias veces el gesto de llenar y ofrecer la bebida hasta que no necesitaron más. Vasudeva guardó el recipiente lleno y se dirigió a Govinda:
—Hemos tenido suerte amigo mío, ha llovido. Pero dime, ¿esa suerte nos hubiese sido beneficiosa sin el recipiente que tanto despertó tu curiosidad y, me atrevo a decir, contrariedad? Hemos tenido suerte, sí, pero la suerte sin el conocimiento y sin la capacidad para gestionarla, no nos habría servido para nada.
—Gracias hermano. Hoy he aprendido mucho, y a partir de ahora cuando alguien en el camino nos hable de su buenaventura no envidiaré su suerte sino su capacidad.

© Manel Aljama (Noviembre 2009)
Publicado anteriormente el 12 de noviembre de 2009. Ilustración Buda y Medicina (fuente: Internet)

diumenge, 15 de maig de 2011

Me sentía como en una escalera mecánica.

Eso dice Alberto Fernández, ex creativo de publicidad, en la sección de Gente Corriente de El Periódico de Catalunya. Confiesa en la entrevista que a los 30 lo tenía todo lo que materialmente se puede tener pero que no vivía la vida de cada día. Un día, una serie de enfermedades, la familia, los tres hijos, le hicieron replantearse su vida. Deidició vivir la vida plenamente. Abandonó el mundo dorado de "la escalera mecánica" que te sube pero que nunca puedes bajar.

Estos son los enlaces con la historia completa (no sé cuánto tiempo estarán disponibles de manera abierta):

Recopilado por Manel Aljama (mayo 2011)

dilluns, 9 de maig de 2011

Otro grupo de buenos consejos


Una nueva colección de buenos consejos que me llegó tambén en powerpoint y que vuelvo a compartir aquí:

  • Nunca prives a nadie de la esperanza; puede ser lo único que una persona posea.
  • No tomes decisiones cuando estés enojado.
  • Cuida tu postura física.
  • No pagues un trabajo hasta que no esté concluido.
  • Cuídate de quien no tenga nada que perder.
  • Aprende a decir "no" con cortesía y presteza.
  • No esperes que la vida sea justa.
  • No dudes en perder una batalla, si esto te lleva a ganar la guerra.
  • No aplaces las cosas. Haz lo que sea preciso en el momento preciso.
  • No temas decir "no sé“ y "lo siento".
  • Contempla el amanecer por lo menos una vez al año.
  • Mira a los ojos a las personas
  • Di “por favor” y "gracias" con frecuencia.
  • Gasta menos de lo que ganas.
  • Trata a los demás como quisieras ser tratado.
  • Aprende a guardar secretos.
  • Reconoce tus errores.
  • Di siempre la verdad.
  • No cuentes todo lo que oigas, no digas todo lo que piensas.
  • En vez de criticar, elogia a las personas.
  • Aprende a escuchar, es un arte.
  • No creas todo lo que oyes.
  • Disfruta la belleza.
  • Escoge bien a tu pareja, de ahí se deriva la mayor parte de tu felicidad.
  • No pierdas tu control en ningún momento, respira.
  • Tu eres tal como respiras.
  • Medita treinta minutos todos los días.
  • Disfruta del descanso !
  • Conserva tus amigos.
  • Se honesto, gánate el respeto.
  • Tienes derecho a ser feliz !
  • Desecha el odio y el rencor, te hacen más daño a ti.
  • Hay cosas que no regresan: La palabra dicha, el tiempo transcurrido y las oportunidades.
  • Haz una sola cosa a la vez.
  • La inmortalidad existe, se llama conocimiento, pregunta lo que no sabes y recuérdalo para cuando te pregunten.
  • Descubre placer en lo elemental, comer, respirar, caminar, saborear, tocar, ver, dormir...
  • La felicidad es como una alcancía, echa todo lo que puedas.
  • Algún día podrás revisar lo que echaste y morir de la risa ...

Por supuesto, muchas de esas sentencias tienen autor pero quien hizo la recopilación no lo tuvo en cuenta. También muchas no están del todo bien transcritas y suenan a axioma u orden categórica pero que como todos sabemos todo es discuitible y cada caso o cada uno es un mundo. En otras ocasiones que he puesto decálogos o 20 reglas he dicho lo mismo, seguro que si una o dos te van bien, ya es suficiente.

recopilado y editado por Manel Aljama (mayo 2011)

dijous, 5 de maig de 2011

El profeta

Un profeta es alguien que continúa escuchando las mismas voces que oía en la infancia. Y cree en ellas.

(de Paulo Coelho)