dimarts, 29 de juliol de 2008

Valores Positivos



Palabras de Mahatma Gandhi:

  • Mantén tus pensamientos positivos porque tus pensamientos se convierten en tus palabras
  • Mantén tus palabras positivas porque tus palabras se convierten en tus acciones.
  • Mantén tus acciones positivas porque tus acciones se convierten en tus hábitos.
  • Mantén tus hábitos positivos porque tus hábitos se convierten en tus valores
  • Mantén tus valores positivos porque tus valores se convierten en tu destino.

dimarts, 22 de juliol de 2008

Sigamos el ejemplo del Colibrí

Un día hubo una vez un gran incendio en la selva, Todos los animales corrieron asustados y temerosos de morir quemados. Uno de ellos, un pequeño mono subió a una palmera para ver desde lo alto cómo se quemaba la selva. En eso vio cómo un Colibrí pequeñito, pequeñito, volaba con gran premura hasta el lago cercano. Llenaba su piquito con agua, una o dos gotas solamente, regresando velozmente a derra7mar el líquido sobre el gran fuego que amenazaba con destruirlo todo. El Monito veía con cuánto afán iba y venía el colibrí, derramando gotitas de agua sobre el voraz incendio.
De pronto le gritó:
—¡Eehhh!, ¡Colibrí! ... ¡No seas necio, tan tonto! ...¿Tú crees que con tu trabajo vas a apagar ese fuego? ¡No podrás nunca lograrlo! ... ¿Qué no ves que él es más grande que tú? No seas tan tonto, animalito del Señor - dijo el Monito.
Entonces, el Colibrí lo miró fijamente a los ojos y le dijo:
—Mira Monito, yo soy muy pequeño y tal vez no logre apagar este fuego, pero sí te diré una cosa, por lo menos yo estoy haciendo algo y nadie me dirá jamás que me quedé sentado viendo ¡cómo se quemaba la selva sin hacer nada!
Entonces el Colibrí regresó a seguir con su tarea.
El monito se sintió incómodo por la lección que recibió, bajó de la palmera y corriendo fue al lago a llenar sus fauces y sus manos de agua, regresó a la selva y arrojó al fuego el preciado líquido. Otros animales, al ver lo que hacían se fueron sumando a la tarea y apagaron el fuego, salvando así su hogar.


A veces sentimos que estamos apagando un incendio en la selva.
Sé colibrí. HAZ TU TRABAJO e invita a todos a trabajar en equipo y derramar todas las gotas de agua que se pueda.

¡¡¡NO TE QUEDES NUNCA OBSERVANDO CÓMO SE QUEMA LA SELVA!!!

dilluns, 21 de juliol de 2008

Eduardo Galeano: El Ginkgo

Eduardo H. Galeano, poeta (pero también periodista y escritor) uruguayo nacido en 1940. Se le clasifica como un periodista que estudia la globalización y sus efectos negativos.

El ginkgo
Es el más antiguo de los árboles. Está en el mundo desde la época de los dinosaurios. Dicen que sus hojas evitan el asma, calman el dolor de cabeza y alivian los achaques de la vejez.
También dicen que el ginkgo es el mejor remedio para la mala memoria. Eso sí que está probado. Cuando la bomba atómica convirtió a la ciudad de Hiroshima en un desierto de negrura, un viejo ginkgo cayó fulminado cerca del centro de la explosión. El árbol quedó tan calcinado como el templo budista que el árbol protegía. Tres años después, alguien descubrió que una lucecita verde asomaba en el carbón. El tronco muerto había dado un brote. El árbol renació, abrió sus brazos, floreció.
Ese sobreviviente de la matanza sigue estando ahí.
Para que se sepa.

Eduardo Galeano

dimecres, 16 de juliol de 2008

Khalil Gibran: Los Hijos


Tus hijos no son tus hijos.
Ellos son los hijos de la nostalgia de la vida de sí misma.
Ellos vienen a través de ti, pero no de ti.
Y aunque están contigo, no son de tu propiedad.
Tú les puedes dar tu amor, pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen los suyos propios.
Tú les puedes dar un hogar a sus cuerpos
pero no les puedes dar un hogar a sus almas,
pues sus almas habitan el hogar del mañana,
que tú no puedes visitar, ni siquiera en sueños.
Tú puedes intentar ser igual a ellos
pero no intentes hacerlos igual a ti,
pues la vida no va de reversa
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco con el cual tus hijos
son disparados cual flechas vivientes.
Deja que la curvatura del arco
sea señal de alegría en la mano del tirador.

© Khalil Gibran
Traducción de la versión en alemán de © Sergio Ismael Cárdenas Tamez, 2002.

dilluns, 14 de juliol de 2008

Receta para vivir 100 años

AMAR:
REIRSE: Mucho (sobre todo de uno mismo)
COMER: Poco (pero de todo)
CAMINAR: Siempre (y salir a pasear)
TOMAR VINO: Con moderación (y algún exceso)
IR AL MÉDICO: Cantidad necesaria (siempre te encuentran algo)

Tomado del libro de
Maitena, "Curvas peligrosas vol. 2", son unos consejos que circulan por ahí desde hace bastante tiempo. Sólo con intentar cumplir algunos de ellos, sí, aunque no sean todos, es suficiente no para vivir cien años, pero sí para vivir un poquito más y sobre todo, vivir mejor y en paz con uno mismo.


La receta

  1. Limpiar miedos, desechar prejuicios
  2. Dejar a un lado celos y rencores
  3. Preservar al niño que hay en uno (el imaginativo, el que siempre está dispuesto a aprender algo nuevo)
  4. Cortar finamente con paciencia
  5. Batir con energía, saltear con coraje
  6. Añadir generosidad
  7. Amasar con las manos
  8. Llevar el deseo a un punto de ebullición
  9. Rallar una pizca de locura
  10. Condimentar con vida interior y perfumar con amigos
  11. Ligar con trabajo y diversión
  12. Dejar resposar
  13. Se puede acompañar con música y/o niños
  14. Decorar con buen humor y servir con alegría

dilluns, 7 de juliol de 2008

El Águila

El águila es el ave de mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 70 años.
Pero para llegar a esa edad, a los 40 años deberá tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años sus uñas se tornan apretadas y flexibles, sin conseguir tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva apuntando contra su pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas,y sus plumas gruesas. Volar se hace ya muy difícil.

Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar su dolorido proceso de renovación, que durará 150 días. Este proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después, al encontrarse en el lugar, el águila comienza a golpear su pico contra la pared hasta conseguir arrancarlo.
Después de arrancarlo, esperará el crecimiento de uno nuevo, con el que desprenderá una a una sus uñas talones. Cuando los nuevos talones comienzan a nacer, comenzará a sacar sus plumas viejas. Después de cinco meses saldrá hacia el famoso vuelo de renovación que le dará 30 años más de vida!

En nuestra vida muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación. Para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor.

Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre nos trae.